Archive for the arte ceramica escultura pintura Category

Memorias de un Enterrador. Libro Primero.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 5 marzo 2013 by Aura G.

Entrevista Francisco Belmonte.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 2 noviembre 2012 by Aura G.

Entrevista Francisco Belmonte..

Posted in arte ceramica escultura pintura on 16 octubre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Anarquistas del Infinito, presenta:

LAS CRÓNICAS
DE LAS
NOCHES.

(VIDA DE UN PORTERO DE DISCOTECA)
Primera Parte.

Francisco Belmonte
Todos los derechos reservados.

Published by Francisco Belmonte at Amazon.
Copyright 2012 Francisco Belmonte.
© Anarquistas del Infinito presenta:
Las Crónicas de las Noches. Vida de un portero de discoteca.
Primera Parte.
 2012. Fran Belmonte
petercock.wordpress.com
Todos los derechos reservados.
Diseño de portada:  Belmonte & Cock.
Director de Arte: Peter Cock.
Sobre trabajo de Laura Dorrego.
lauradorrego.wordpress.com
De la fotografía:  Free Internet.
© Editorial Anarquistas del Infinito.

Nota del Autor.
No es necesario apuntar, que ésta que tienen entre manos es una historia real.
Sí lo es, sin embargo, indicar que tanto los escenarios concretos como los nombres propios de personas y lugares han sido cambiados, sustituidos por otros ficticios. Cualquier parecido con la realidad, en lo mencionados casos, es pura coincidencia.

DEDICATORIA
Mis nuevos amigos no sabían…

Ver la entrada original 14.521 palabras más

Enormes lecturas por 0,98 Euros (o poco más de un dólar).

Posted in arte ceramica escultura pintura on 7 octubre 2012 by Aura G.

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 9.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 7 octubre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

…Lo cierto es que cuando comencé mi periplo como enterrador él ya había dejado la cuadrilla.

Moisés, el Cascarillas.

Tras más de cuarenta años.

Y se puso a barrer, como una especie de semi retiro dorado, reservado por derecho para aquellos sepultureros que tras partirse lomos, riñones, brazos y rodillas ya no pueden seguir partiéndose el lomo, los riñones, los brazos y las rodillas con el resto del personal.

Así, se pueden aguantar dos o tres años más, hasta la jubilación, a los sesenta y cinco años, porque si no, te quitan un ocho por ciento de lo que te corresponde por cada ejercicio que te anticipes, y si te adelantas solamente un año, ya tienes problemas para poder comer. Bueno, y no por falta de dientes, precisamente.

Lo que la experiencia nos ha enseñado en el cementerio, es que aunque no puedas andar tienes que aguantar barriendo.

Que…

Ver la entrada original 1.715 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 10.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 7 octubre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

…Y la viuda no lloraba, pero tenía la mirada más triste y apesadumbrada que había visto en mi vida.

Y creo que la tenía porque acababa de perder su casa junto con su marido.

Y porque tendría que irse del cementerio.

Los hijos, sin embargo, no transmitían nada. Parecían totalmente vacíos, vacuos, profilácticos.

Tendríamos que haber tapado la caja de Moisés durante el sepelio.

Había reventado, y la capilla era pequeña, y la gente que la abarrotaba consumía el oxígeno, y las toses y carraspeos denotaban que las últimas filas ya se habían percatado, cuánto más los que estábamos al lado.

Además, el cura, en su mundo, senil, pensaba que si en lugar de una, nos metía dos horas de misa, significaría que quería más al difunto y que percibiría un cepillo mayor, como el que tiene un amigo tras la barra y le pone los combinados tan cargados que…

Ver la entrada original 25 palabras más

Las Crónicas de las Noches. (Vida de un Portero de Discoteca. Primera Parte).

Posted in arte ceramica escultura pintura on 7 octubre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

LAS CRÓNICAS

DE LAS

NOCHES.

(VIDA DE UN PORTERO DE DISCOTECA)

PRIMERA PARTE.

 Francisco Belmonte

(A la venta EL VIERNES, 12 DE OCTUBRE. EN AMAZON).

Lo bueno que tiene la muerte, es que también se lleva

a los hijos de puta…

Ver la entrada original

Memorias de un Enterrador. Libro Cuarto. 2. (Primicia).

Posted in arte ceramica escultura pintura on 2 octubre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

(A la venta el 1 de Noviembre…).

EL BARÓN.

 

Llegó a España en mil novecientos treinta y ocho, a finales, con todo el camino allanado.

Con toda su gente.

Con todo su equipo.

Detrás de él.

Él siempre, el primero.

Por eso muchos le seguían ciegamente.

Hasta la Gloria.

O hasta la muerte.

Siempre hasta el final.

Con sus quinientos hombres.

Y sus doce apóstoles, pues doce apóstoles parecían, sus sombras, sus almas gemelas, sus perros más fieles y leales, sacados de entre la excelencia de sus quinientos.

Nunca le dejaban.

Cualquiera hubiera ido al Infierno sin dudarlo por él.

Desde niños adiestrados.

Desde niños adoctrinados.

Apadrinados por él.

El Standartenführer.

El Coronel.

Continuando su búsqueda adonde sus pesquisas, estudios e investigaciones le habían conducido.

Desde la abadía suiza, a la que llegó desde Austria.

El Barón XXXXX, de la Schutzstaffel. La SS.

Según testimonio directo de F. B…

Ver la entrada original 115 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Segundo. 5.

Posted in arte, arte ceramica escultura pintura, cultura, FranciscoBelmonte, grito, literatura, MemoriasdeunEnterrador, muerte, Novela, yerro y sudor with tags , , , , , , , , , on 27 septiembre 2012 by Aura G.

Pasen y lean… Por 1 eurito. Los ciegos no pagan…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

…El padre Lorenzo dejó de ir al cementerio con la asiduidad con la que lo frecuentaba hasta aquel nuestro encuentro.

Ni siquiera a deshoras.

Algunas tardes me quedaba exclusivamente para encontrarme con él, pero no hubo suerte. Avisé a mis compañeros, los que vivían allí, para que estuviesen pendientes de avisarme si acaso le veían aparecer, pero tampoco obtuve resultados.

Parecía como si se lo hubiese tragado la tierra.

O como si tras haber traspasado su carga emocional sobre mí, hubiese descansado de su tormento.

O como si le hubiesen anulado.

O como si hubiese muerto.

El caso es que no volví a saber de él.

Por mucho empeño que puse.

Nadie supo de él.

Muchos cabos que quise haber atado quedaron sueltos, muchas preguntas sin respuesta. Y verme privado de su simpática y reconfortante compañía.

Por si acaso algún día regresaba, dejé sobre la tumba del maldito bastardo un…

Ver la entrada original 53 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Segundo. 6.

Posted in arte, arte ceramica escultura pintura, cultura, FranciscoBelmonte, grito, literatura, MemoriasdeunEnterrador, muerte, Novela, yerro y sudor with tags , , , , , , , , , , on 27 septiembre 2012 by Aura G.

Invitados quedan. Bienvenidos a las historias…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

El fin de la guerra, al parecer, según me contó el padre Lorenzo al término de aquella tan interesante conversación, mientras tomábamos una cena fría él, a base de ensalada verde y sándwich de pavo, y caliente yo, con hamburguesa completa gigante y patatas,  a última hora, en el restaurante americano del centro comercial cercano, le pilló al demonio en Madrid, con su gente, con los hijos de puta –según los calificó el padre- con los que había perpetrado tantas maldades, defendiendo una estratégica posición, bien parapetados y mejor pertrechados.

Iban a vender cara su piel. Aquellos soldados estaban convencidos de sus ideales, aparte de lo que hicieran en sus ratos libres, como ellos pregonaban. Y vaya si lo hacían. Según algunas crónicas, y otros tantos testimonios, fueron de los más duros, de los que más bajas ocasionaron en las filas enemigas, a última hora, cuando ya no les quedaba…

Ver la entrada original 704 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Segundo. 3.

Posted in arte, arte ceramica escultura pintura, cultura, declaración de intenciones, FranciscoBelmonte, grito, literatura, MemoriasdeunEnterrador, muerte, Novela, yerro y sudor with tags , , , , , , , , , on 25 septiembre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

…Y aquel día, casi año y medio después, condecorado a su pesar, principalmente por ser uno de los escasos letrados, con alguna letra, que no abogado, y al mando de una charpa de desarraigados y desposeídos veteranos, autodenominados anarquistas, a los que continuamente se sumaban, unían y alistaban voluntarios suicidas, perdidos y buscados que habían oído las aventuras, desventuras y heroicidades, alimentadas todas por la leyenda, de aquel valiente y sin igual comando, tuvo la peor suerte que podía haber tenido, y la mayor desgracia que podía haber deseado.

Con la naturalidad de quien se siente maestro y la tranquilidad de quien experimentado en lo que hace, que ya no lo hace con toda la cuita y dedicación que se merece el hecho, mientras se deleitaba como jamás antes hasta aquel sin sentido bélico, con el mayor disimulo y engaño, llamando a la chabacanería, riendo a la camaradería, codeándose con…

Ver la entrada original 172 palabras más

Posted in arte ceramica escultura pintura on 25 septiembre 2012 by Aura G.

Memorias de un Enterrador. Libro Segundo. 1.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 25 septiembre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Libro Segundo.

…Decíamos ayer, entre otras cosas, que Tanio Sifredi, el ‘Floristero’, llamado por algunos ‘el de la florería’, hablaba mucho.

Demasiado.

Muchos de los ojos del Cementerio, y de los oídos, eran los suyos.

Un hombrecillo que había sido parido entre dos lápidas, de dos tumbas, con dos trabajos de piedra dura, fría y desangelada.

Y que había mamado de la teta de su madre mirando un crucifijo de yerro, comido de herrumbre, de viejo y de abandonado, clavado frente al que fue el ventanuco de expendeduría de flores en la que su progenitora nació, creció, se relacionó, se reprodujo y murió.

Ya quitaron el crucifijo.

Y lo sustituyeron por una placa conmemorativa, señal de progreso estético.

Y él el ventanuco expendedor, en cuanto heredó el quiosco y con él el negocio tras echar a su hermana a patadas levantando falso testimonio ante el Obispado.

Lo primero que hizo. Tirar el…

Ver la entrada original 204 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Segundo. 2.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 25 septiembre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

…Miguel de la Sierra padre nació en mil ochocientos sesenta y siete, a las puertas de una chabola de paja y barro que ni siquiera pertenecía a su familia, a orillas del Manzanares, en la ribera de las huertas, a los pies del llamado Cerro de las Ánimas, donde su madre se dejaría los riñones y la vida cavando zanjas y arrancando malas hierbas para subsistir penosa y malamente, primero, y luego dar de comer, escuetamente, a todos los que iban llegando año tras año a medida que el padre los iba concibiendo entre jornal y jornal.

Y nació callado, con los ojos curiosos muy abiertos, mirando el mundo, desde el barro, el agua, el fango.

A la sombra del cementerio.

Desde muy tierna edad, Miguel de la Sierra padre, Miguelito, o Miguelín, tanto daba, hubo de andarse espabilado. Primero, para comer, y así poder subsistir. Y luego, para poder…

Ver la entrada original 261 palabras más

Posted in arte ceramica escultura pintura on 22 septiembre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. Ya a la venta en Amazon, por 0,98 Euros. (Pincha sobre la portada).

En Amazon. 0,98 Euros.

Ver la entrada original

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 8.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 22 septiembre 2012 by Aura G.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Nunca se había parado un entierro.

Y mi primer día sólo llovía.

Bueno, diluviaba.

Pero sólo diluviaba.

No caían obuses.

Ni nadie nos disparaba a traición.

Así que salí del cuarto, tras mis valientes y orgullosos compañeros, y nos encaminamos al final del aparcamiento, a la explanada que hacía las veces de plazoleta de recepción de difuntos, desde donde los distribuíamos a casi todos los patios excepto a los situados a ambos lados de la carretera, que serpenteaba desde el portón doble de hierro de la calle, hasta el centro de esa explanada como un intercambiador de carrozas fúnebres.

Allí, tras sacar las coronas, centros y ramos de flores que viajaban en la trasera del coche funerario, flanqueando y sobre el féretro, muchas veces metidas a presión, y llevarlas al crucero del patio principal llamado de san … , regresamos para colocar el pobre difunto en su habitáculo de virutas…

Ver la entrada original 69 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 5.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 20 septiembre 2012 by Aura G.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

-“Me hiciste de tierra, me vestiste de carne –proseguía en la segunda estación-.
Resucítame en el último día, Señor y Redentor mío”.
Gotas de agua sobre falsa madera barroca.
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap…
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap…
-“El Señor reina, vestido de majestad,
el Señor, vestido y ceñido de poder:
así está firme el orbe y no vacila.

Tu trono está firme desde siempre,
y Tú eres eterno.

 Levantan los ríos, Señor,
levantan los ríos su voz,
levantan los ríos su fragor;
pero más que la voz de aguas caudalosas,
más potente que el oleaje del mar,
más potente en el cielo es el Señor.

Tus mandatos son fieles y seguros;
la santidad es el adorno de tu casa,
Señor, por días sin término.

 Oí una voz del cielo que decía:
“Dichosos los que mueren en el Señor”.

 Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap…

 Y yo…

Ver la entrada original 60 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 4.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 20 septiembre 2012 by Aura G.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Llovía……
Todo el agua del cielo y de la tierra……
Tap, tap, tap, tap, tap, tap, tap……
Taptaptap, taptaptap, taptaptap……
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap……
El sonido.
Perfectamente audible por encima de todos los sonidos, de todos los pensamientos……
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap……
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap……
Y comenzamos a caminar……
-“Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca
a ti, Dios mío –recitaba como un autómata-.
Tiene sed de Dios,
del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver
el rostro de Dios?
Las lágrimas son mi pan,
noche y día,
mientras todo el día me repiten:
Recuerdo otros tiempos,
y desahogo mi alma conmigo:
cómo marchaba a la cabeza del grupo,
hacia la casa de Dios,
entre cantos de júbilo y alabanza,
en el bullicio de la fiesta –entre estrofa y estrofa, hacía una caricaturesca, por exagerada, detención en su plática…

Ver la entrada original 196 palabras más

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 3.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 20 septiembre 2012 by Aura G.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Todo lo que en adelante aconteciere,
es real.
O podría no serlo.
A los que se ofendieren,
mis disculpas.
A los que gustare,
mi emplazamiento
a cruzarnos de nuevo
en algún recoveco
del sinuoso camino…

Ver la entrada original

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 2.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 20 septiembre 2012 by Aura G.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

INTRO.

(…)
-¡La señora Nicaela le ha cortado el cuello al hijo del taxista!
-¿¡Qué!? ¿¡Cómo!? ¡Estás bromeando!…
-¡Le ha rebanado el pescuezo al hijo del taxista! –confirmó el mudo sin pestañear, gritando-. ¡Y ha tirado el cuchillo al tejado!
(…)

Ver la entrada original

Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 1.

Posted in arte ceramica escultura pintura on 20 septiembre 2012 by Aura G.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

…Y en una de aquéllas andaba yo, satisfaciendo el morbo de una compañera de estudios, y aplacando mi curiosidad, o aplacando su morbo y satisfaciendo mi curiosidad –según de qué estemos hablando-, una vez más, cuando, sin estar avisado, divisé a lo lejos una extraña luz que no era propia de aquel lugar a aquellas intempestivas horas.

Mi apreciada amiga no tuvo ocasión de vislumbrarla, pues estando ambos en lo mismo, ella mantenía sus ojos entornados, y cuando abiertos, vueltos, por razones del ayuntamiento y la respiración, deduzco.

Con esas, ni corto ni perezoso, y en cuanto tuve lugar sin menosprecio u ofensa, encomendada mi querida al reposo, y a buen recaudo, me precipité tras el recuerdo de la sombra de aquel haz, y sin mucho tardar, di con él, pues no había ido lejos de donde fue descubierto.

Y el haz de luz provenía de una tea, y de…

Ver la entrada original 184 palabras más