Memorias de un Enterrador. Libro Cuarto. 2. (Primicia).

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

(A la venta el 1 de Noviembre…).

EL BARÓN.

 

Llegó a España en mil novecientos treinta y ocho, a finales, con todo el camino allanado.

Con toda su gente.

Con todo su equipo.

Detrás de él.

Él siempre, el primero.

Por eso muchos le seguían ciegamente.

Hasta la Gloria.

O hasta la muerte.

Siempre hasta el final.

Con sus quinientos hombres.

Y sus doce apóstoles, pues doce apóstoles parecían, sus sombras, sus almas gemelas, sus perros más fieles y leales, sacados de entre la excelencia de sus quinientos.

Nunca le dejaban.

Cualquiera hubiera ido al Infierno sin dudarlo por él.

Desde niños adiestrados.

Desde niños adoctrinados.

Apadrinados por él.

El Standartenführer.

El Coronel.

Continuando su búsqueda adonde sus pesquisas, estudios e investigaciones le habían conducido.

Desde la abadía suiza, a la que llegó desde Austria.

El Barón XXXXX, de la Schutzstaffel. La SS.

Según testimonio directo de F. B…

Ver la entrada original 115 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: