Memorias de un Enterrador. Libro Segundo. 1.

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Libro Segundo.

…Decíamos ayer, entre otras cosas, que Tanio Sifredi, el ‘Floristero’, llamado por algunos ‘el de la florería’, hablaba mucho.

Demasiado.

Muchos de los ojos del Cementerio, y de los oídos, eran los suyos.

Un hombrecillo que había sido parido entre dos lápidas, de dos tumbas, con dos trabajos de piedra dura, fría y desangelada.

Y que había mamado de la teta de su madre mirando un crucifijo de yerro, comido de herrumbre, de viejo y de abandonado, clavado frente al que fue el ventanuco de expendeduría de flores en la que su progenitora nació, creció, se relacionó, se reprodujo y murió.

Ya quitaron el crucifijo.

Y lo sustituyeron por una placa conmemorativa, señal de progreso estético.

Y él el ventanuco expendedor, en cuanto heredó el quiosco y con él el negocio tras echar a su hermana a patadas levantando falso testimonio ante el Obispado.

Lo primero que hizo. Tirar el…

Ver la entrada original 204 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: