Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 5.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

-“Me hiciste de tierra, me vestiste de carne –proseguía en la segunda estación-.
Resucítame en el último día, Señor y Redentor mío”.
Gotas de agua sobre falsa madera barroca.
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap…
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap…
-“El Señor reina, vestido de majestad,
el Señor, vestido y ceñido de poder:
así está firme el orbe y no vacila.

Tu trono está firme desde siempre,
y Tú eres eterno.

 Levantan los ríos, Señor,
levantan los ríos su voz,
levantan los ríos su fragor;
pero más que la voz de aguas caudalosas,
más potente que el oleaje del mar,
más potente en el cielo es el Señor.

Tus mandatos son fieles y seguros;
la santidad es el adorno de tu casa,
Señor, por días sin término.

 Oí una voz del cielo que decía:
“Dichosos los que mueren en el Señor”.

 Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap…

 Y yo…

Ver la entrada original 60 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: