Memorias de un Enterrador. Libro Primero. 4.

De un amigo…

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Llovía……
Todo el agua del cielo y de la tierra……
Tap, tap, tap, tap, tap, tap, tap……
Taptaptap, taptaptap, taptaptap……
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap……
El sonido.
Perfectamente audible por encima de todos los sonidos, de todos los pensamientos……
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap……
Tap, taptaptap, tap, taptaptap, tap, taptaptap……
Y comenzamos a caminar……
-“Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca
a ti, Dios mío –recitaba como un autómata-.
Tiene sed de Dios,
del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver
el rostro de Dios?
Las lágrimas son mi pan,
noche y día,
mientras todo el día me repiten:
Recuerdo otros tiempos,
y desahogo mi alma conmigo:
cómo marchaba a la cabeza del grupo,
hacia la casa de Dios,
entre cantos de júbilo y alabanza,
en el bullicio de la fiesta –entre estrofa y estrofa, hacía una caricaturesca, por exagerada, detención en su plática…

Ver la entrada original 196 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: